miércoles, 2 de octubre de 2019

TRABAJADORES DE METRO SE PAGAN UN TAC PORQUE LA EMPRESA NO LO HACE



Preocupados por el amianto, trabajadores de Metro se pagan un TAC porque la empresa no lo hace

El Sindicato de Maquinistas de Metro está pagando pruebas (un TAC) para que sus afiliados, los que lleven más de 15 años trabajando en el suburbano, conozcan si padecen asbestosis, enfermedad laboral causada por la exposición al amianto. Tras conocerse que varios de sus empleados habían contraído esa enfermedad, Metro prometió en 2018 realizar esa prueba a sus 7.000 trabajadores. No ha sido así. Por otro lado, la magistrada del juzgado 23 ha citado como imputados a siete responsables de Metro al considerar que durante años se expuso a los trabajadores al amianto causándoles enfermedades graves e incluso la muerte.

Los trabajadores de Metro de Madrid se han cansado de esperar. Tras el goteo de afectados que han desarrollado asbestosis, los sindicatos exigieron la realización de pruebas médicas para conocer el número de empleados afectados por esta dolencia. Actualmente, cuatro operarios tienen reconocida la asbestosis; dos de ellos han fallecido.

En junio de 2018, la empresa pública se comprometió a realizar una tomografía axial computarizada (TAC) a todos sus trabajadores. Metro tomó esa decisión después de que una investigación de la Asamblea de Madrid revelase que Metro conocía al menos desde 1991 que había amianto en sus instalaciones, pero que no informó a sus trabajadores ni hicieron nada para protegerlos.

martes, 20 de agosto de 2019

JOSEFA IBARBIA - VICTIMA DEL AMIANTO 50 AÑOS DESPUES DE TRABAJAR EN UNA PAPELERA



Josefa Ibarbia, víctima del amianto 50 años después de trabajar en una papelera

Corría el año 1955. Josefa Ibarbia (Berastegi, 1941) tenía 14 años por aquel entonces y ya trabajaba manipulando papel en Papelera Uranga una fábrica de papel que se encontraba en Berrobi, municipio guipuzcoano ubicado a unos 30 kilómetros de San Sebastián. Josefa trabajo allí durante ocho años junto con sus cuatro hermanas, un hermano y su marido. Han tardado 55 años en darse cuenta de que en aquella papelera los trabajadores estaban expuestos al amianto, mineral que estaba mezclado con los polvos de talco que se usaban para dar consistencia al papel.

Josefa ha sido consciente a sus 78 años, después de que le diagnosticaran cáncer de pleura año y medio. Un cáncer, que, según reconocen Osalan y la Seguridad Social, se produjo por exposición al amianto durante los años que trabajó en aquella fábrica de papel. Sus hermanas -su marido y su hermano han fallecido- han entrado en el listado de vigilancia sanitaria del amianto a la espera de que se les realice las pruebas pertinentes en este tipo de casos.

Jesús Uzkudun, portavoz de la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie) es quien ha llevado la lucha de Josefa hasta Osalan y, a pesar de que la empresa como tal ya esté desaparecida -fue comprada por el grupo Sarrió-, si encuentran la manera, llevarán el caso a los tribunales para lograr una indemnización por daños y perjuicios. Sin embargo, Uzkudun lamenta que Josefa en el peor de los casos no pueda llegar a conocer el desenlace de esta historia, ya que la media de esperanza de vida del mesotelioma -enfermedad que se produce por exposición al amianto- es de un año desde su diagnóstico y, Josefa, ya lleva año y medio. Actualmente, se encuentra ingresada en el hospital en delicado estado de salud.

El caso de Josefa abre la puerta a un nuevo perfil de persona afectada por la exposición al amianto. Hasta ahora, los casos conocidos tratan sobre hombres que trabajaban en la construcción, en  fundiciones, canteras o empresas ferroviarias, pero rara vez se ha encontrado un caso en el que la víctima fuera mujer y se dedicase al sector productivo.

"Hay una conspiración para ocultar lo que está ocurriendo. La conspiración va desde Osakidetza, que están obligados a comunicar sospecha cuando hay una enfermedad de posible origen laboral. El mesotelioma solo lo produce el amianto, por lo tanto, no hay duda. En el caso de Josefa, no lo comunicaron. Es más, el oncólogo se metió en terrenos movedizos diciendo que en las papeleras no había amianto. Además de eso, las empresas incumplieron la ley y ahora, la persona enferma, 50 años después tiene que demostrar que estuvo expuesta con toda la complicación que eso conlleva puesto que la empresa ha desaparecido. Yo echo en falta un mayor compromiso social para visualizar esto, porque si no se visualiza tampoco hay prevención", ha explicado Uzkudun a Eldiarionorte.es.

Según estimaciones, al menos 25.000 trabajadores vascos han estado en contacto con el amianto a partir de los años 80, no se conocen datos de fechas anteriores. Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 125 millones de personas de todo el mundo están expuestas -o lo han estado- a este mineral en su lugar de trabajo. Con esas cifras, la OMS calcula que en las próximas décadas morirán 107.000 trabajadores al año. En España se calcula que unas 40.000 personas han muerto por esta causa, y que en las próximas décadas lo harán otras 40.000 más, ya que el periodo de latencia medio, es decir, el tiempo que pasa desde que se inhala el amianto hasta que se desarrolla el cáncer es de entre 30 y 40 años.


viernes, 2 de agosto de 2019

CATALUÑA Y NAVARRA RETIRAN PIZARRAS CON AMIANTO DE SUS COLEGIOS



Cataluña y Navarra retiran pizarras con amianto de sus colegios

Cataluña ha detectado 108 pizarras escolares que contienen amianto —una sustancia tóxica que puede provocar cáncer de pleura y pulmón al inhalar sus fibras—, de las que 70 ya han sido retiradas y el resto lo serán antes de finales de este año. El País Vasco fue la primera autonomía en dar la voz de alarma en 2015, cuando detectó 19 pizarras que contenían ese material. Además de esas dos comunidades, solo Navarra admite haber analizado colegio por colegio y haber detectado encerados con esa sustancia (un total de seis, ya retiradas). El resto de regiones consultadas aseguran que en sus centros educativos no hay pizarras contaminadas, aunque no acreditan haber efectuado estudios exhaustivos.

Siguiendo el modelo vasco, el Departamento de Trabajo de Cataluña elaboró en abril de 2016 una guía para detectar las pizarras que pudieran contener esa sustancia tóxica, que tienen unas características comunes: suelen contener “una placa fina y lisa de fibrocemento pintada de negro o color oscuro sobre una placa de madera o conglomerado de madera”. El texto de Trabajo pedía, además, revisar las que pudieran resultar “sospechosas”, por desconocerse su composición. Los centros debían inspeccionar las pizarras en busca de roturas o imperfecciones. En esos casos, se prohibía pulirlas, fregarlas o perforarlas, hasta que fueran analizadas. Aunque se permitía que los centros continuaran utilizándolas. Se identificaron 108 en 25 colegios diferentes. Según la consejería de Educación, ninguna de ellas había sido suministrada por el Departamento catalán y no tenían identificación de fabricación. “Se desconoce su origen y procedencia”, indican.

“Son peligrosas porque cuando el material se rompe se liberan fibras, que pueden ser inhaladas”, señala Lluís Mallart, técnico y especialista en amianto que asesora a Administraciones en la retirada del mismo. Mallart insta a los Gobiernos autónomos a realizar estudios sobre el terreno, siguiendo las recomendaciones elaboradas por el País Vasco o Cataluña. “El protocolo lo tienen, lo pueden copiar, otra cosa es quién y cómo se evalúan las pizarras y si el personal está bien formado”, recalca. El experto cree que es “muy difícil” que en el resto de regiones no haya ejemplares de esas pizarras, normalmente, fabricadas antes de 1990 (el amianto se prohibió en 2002). “Seguramente, en el sótano de alguna escuela queden algunas con patas de madera”, sospecha. Pero también las hay con amianto sin tener patas.

martes, 30 de julio de 2019

LA FISCALIA DENUNCIA A SIETE RESPONSABLES DE RENFE POR LA MUERTE DE DOS TRABAJADORES EXPUESTOS A AMIANTO



Siete exresponsables de Metro, denunciados por la Fiscalía por homicidio imprudente por la muerte de dos trabajadores expuestos a amianto

Siete responsables de salud y prevención de riesgos laborales de la empresa Metro de Madrid han sido denunciados por la Sección de Siniestralidad Laboral de la Fiscalía Provincial de Madrid. En la denuncia, se les acusa de homicidio imprudente por la muerte de dos empleados de mantenimiento de Metro tras exposición al amianto.

Concretamente, a los responsables se les imputa la presunta comisión de tres delitos. Por un lado, se encuentra un delito contra los derechos de los trabajadores; por otro, dos delitos por homicidio imprudente y lesiones por imprudencia.

Los denunciados son F. L. O., responsable de la Unidad de Prevención y Salud Laboral desde el 6 de noviembre de 2003 hasta el 24 de enero de 2012; P. S. A. L., gerente de prevención laboral desde el 1 de enero de 2011 al 17 de noviembre de 2009; J. N. D. coordinador de Prevención de Riesgos laborales desde el 1 de mayo de 2015 a la actualidad; B. R. R., Coordinadoras de Prevención de riesgos laborales desde el 1 de diciembre de 2009; E. F. C. G., responsable del Servicio de Prevención y Salud Laboral, desde el 6 de enero de 2012 a la actualidad; J. M. G., responsable del Área de Prevención y Salud Laboral, desde el 6 de noviembre de 2015 a la actualidad; J. O., perteneció a la Gerencia de Mantenimiento de Material móvil en diferentes áreas desde abril de 2003 a 31 de diciembre de 2005.

Infracción "grave" de las normas de prevención de riesgos laborales

Para la Fiscalía, todos los denunciados infringieron de forma "grave" las normas de prevención de riesgos laborales "creando una situación de riesgo para los trabajadores a su servicio a los que permitieron trabajar con Materiales con Amianto, altamente peligroso para su vida y salud, careciendo de toda política preventiva, al no existir una evaluación de riesgos en relación con la exposición al amianto que permitiera un trabajo en condiciones seguras".

Del mismo modo, la denuncia del Ministerio Público sostiene que los responsables de salud y prevención de riesgos laborales de Metro de Madrid "ocultaron" a los trabajadores y a sus representantes que las piezas que manipulaban contenían amianto. Asimismo, añaden que tampoco se les facilitó ni la información ni la formación necesaria para trabajar con seguridad con este componente.

En este sentido, se subraya que a los trabajadores ni siquiera "les entregaron los equipos de protección individual preceptivos para manipular el amianto con seguridad", razón por la cual entiende que los denunciados eran "conocedores de la existencia de este mineral en Metro de Madrid, S.A., a los que han estado expuestos hasta 2017, de manera continuada, un número indeterminado de trabajadores de la empresa".

Metro decidirá sobre los empleados cuando haya sentencia firme

Por su parte, Metro de Madrid ha manifestado su respeto ante las resoluciones que adopte la Justicia y ha detallado que se tomará una decisión respecto a los empleados denunciados por la Fiscalía. Además, han recalcado que colaborarán "activamente" con los órganos judiciales, como lo han hecho "desde el principio" con la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid sobre la presencia de amianto en el suburbano.

Además, han recordado que en 2018 pusieron en marcha un plan de desamiantado dotado con 140 millones de euros y de los que ya se han adjudicado 27,4 millones. Destacan que se está trabajando en la eliminación de las piezas con abesto en las unidades móviles más antiguas, así como en el caso de bóvedas en las estaciones con mayor antigüedad de la red de Metro.

Por otro lado, desde el suburbano han detallado que se han realizado más de 1.100 reconocimientos médicos específicos y todos ellos han dado "negativo" en lo relativo a la exposición sobre amianto. A ello suman las 575 mediciones ambientales desplegadas en las instalaciones sobre la presencia de fibras de amianto, con resultado igualmente negativo, por lo que no existe riesgo de exposición tanto para usuarios como para empleados.



domingo, 23 de junio de 2019

UN JUZGADO DE BILBAO RECONOCE EL ORIGEN PROFESIONAL DE LA MUERTE DE UN TRABAJADOR POR EXPOSICION AL AMIANTO



Un Juzgado de Bilbao reconoce el origen profesional de la muerte de un trabajador por exposición al amianto

El Juzgado de lo Social número 4 de Bilbao ha reconocido el origen profesional de la muerte de un trabajador por mesotelioma pleural, tras estar expuesto al amianto en Industrias Reunidas de Elorrio y Fundiciones San Eloy.

El Juzgado, de esta forma, ha dado lugar a la demanda de la viuda del trabajador, fallecido en febrero de 2017, con  57 años, debido a un mesotelioma metastático, patología directamente derivada de la exposición al amianto y otros tóxicos en ambas empresas. En la primera de ellas trabajó durante 315 días a partir de 1985 y, en la segunda, 7.068 días a partir de 1994, según ha informado Asviamie, Asociación vasca de víctimas del amianto.

Fue en septiembre de 2016 cuando el Hospital de Galdakao diagnosticó a M.G.B. un adenocarcinoma pulmonar, con engrosamiento pleural, placas calcificadas e insuficiencia respiratoria. Mas tarde, tras un nuevo ingreso hospitalario, se modificó el diagnostico, por tratarse de un mesotelioma metastásico, enfermedad que deriva casi exclusivamente de la inhalación de fibras de amianto y recogida en el cuadro de enfermedades profesionales.

No obstante, el Instituto de la Seguridad Social de Bizkaia rechazó, en dos ocasiones, que la pensión de viudedad fuera derivada de enfermedad profesional. Según señala Osalan, «se tiene conocimiento de trabajadores que trabajaron en fundiciones con patologías relacionadas con la exposición al amianto y, dada la presencia de signos clínicos pleurales (engrosamiento y placas), hace aumentar la probabilidad de que se haya dado esa exposición al amianto».

El patólogo apunta, en su informe pericial, que el amianto «ha estado presente en la casi totalidad de los hornos de fundición como aislante térmico» y los trabajadores de fundiciones «constituyen un conocido grupo profesional de riesgo, según consta en las matrices de exposición laboral». Por ello, descarta expresamente que el «tabaquismo sea un factor de riesgo del mesotelioma».

En el proceso, un trabajador de Industrias Reunidas de Elorrio, que trabajó con el fallecido, afirmó que «éste echaba el caldo en la fundición, que estaba en la línea de fusión, llenaba la cuchara y la tapaba con amianto para que mantuvieran el calor». Además, subrayó que el amianto, en rollos grandes, lo cortaban con tijeras o un cuchillo.

Otro trabajador también aseguró que el uso del amianto era habitual, algo que negaron otros testigos presentados por Fundiciones San Eloy, la sentencia estima la demanda de la viuda, y declara que M.G.B. falleció a consecuencia de una enfermedad profesional.

Asviamie ha mostrado su satisfacción por esta una nueva resolución judicial, «que desbarata los escandalosos» intentos de ocultar el origen profesional de la epidemia de cáncer y enfermedades respiratorias en los trabajadores expuestos al amianto. «Las autoridades laborales y sanitarias no pueden continuar cerrando los ojos ante el crecimiento de la epidemia de cáncer, convertida en Euskadi en la principal causa de muerte», concluye.

Fuente: Prensa, Agencias
Kaosenlared

miércoles, 12 de junio de 2019

METRO SE NIEGA INDEMNIZAR SIN JUICIO A LA FAMILIA DE UN TRABAJADOR FALLECIDO POR AMIANTO



Metro se niega a indemnizar sin juicio a la familia de un trabajador fallecido por amianto
La familia de Antonio Morán, el segundo empleado de Metro de Madrid fallecido por manipular el amianto de sus instalaciones, tendrá que esperar al juicio para recibir una indemnización. La empresa pública ha rechazado pactar una cantidad sin necesidad de acudir a los tribunales en el acto de conciliación celebrado este martes. El pasado mes de abril, Metro ya fue condenado a pagar 370.000 euros a los familiares de otro trabajador (Julián Martín) fallecido por el mismo motivo. El presidente de la Comunidad de Madrid en funciones, Pedro Rollán, manifestó entonces que no recurriría la sentencia y que aplicaría "el mismo criterio" en los siguientes casos reconocidos de asbestosis, la enfermedad que causa la exposición al amianto. El suburbano conocía la existencia de este material desde hace más de dos décadas.
La demanda de este martes ha sido presentada por el sindicato CC OO en nombre del hijo de Antonio Morán, que falleció por manipulación del amianto en el suburbano el 24 de mayo de 2018. "El caso de nuestro compañero Antonio Morán es más mucho más claro que el primer juicio que se celebró de nuestro compañero Julián Martín, debido al mesotelioma diagnosticado, dado que ese tipo de cáncer solo lo produce la manipulación y exposición al amianto", explica Juan Carlos de la Cruz, representante del sindicato en el comité de empresa.
En su opinión, la Asesoría Jurídica de Metro no podrá alegar en este caso que el fallecimiento por cáncer de pulmón podría ser debido a que era fumador y no a la exposición al amianto, como sí ocurrió en el caso de Martín. Por eso, no entiende que no se haya llegado a una conciliación. "La representación que ha llevado la empresa al acto de conciliación ha dicho que no estaba de acuerdo con la indemnización que estábamos pidiendo y que harán las alegaciones oportunas", ha señalado el portavoz sindical.
El sindicato recuerda que el presidente en funciones, Pedro Rollán, manifestó que el Gobierno regional no presentaría ningún recurso a la primera sentencia condenatoria e indemnizaría de manera inmediata a la familia, porque lo que se pretendía al acudir a juicio era tener fijado un criterio ante casos similares. Además, señaló que se aplicaría "el mismo criterio" en casos similares para evitar el calvario judicial a las familias. Sin embargo, la familia de Antonio Morán tendrá que esperar a un juicio. Metro de Madrid ha declinado comentar esta información.
El tema del amianto no es nuevo. Centenares de empleados de Metro estuvieron expuestos durante décadas al material sin que la empresa pública les informara al respecto o les aportara mecanismos de protección, según concluyó la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid sobre el tema. Además de los dos trabajadores fallecidos, otros tres empleados tienen la enfermedad reconocida. En abril falleció otro trabajador, de 64 años, que también había estado expuesto al tóxico material. Todavía no tenía la enfermedad reconocida, pero trabajó directamente con sus dos compañeros fallecidos a causa del material. En mayo, los sindicatos organizaron varias jornadas de paros en protesta por la falta de seguridad en sus puestos y la respuesta insuficiente de Metro.

lunes, 3 de junio de 2019

MILES DE NIÑOS MURCIANOS BAJO EL AMIANTO



Miles de niños murcianos bajo el amianto

La Consejería da prioridad a los centros educativos por su antigüedad, deterioro o la salinidad que presenten.
La exposición prolongada al amianto (material aislante utilizado en la construcción hasta hace algo más de una década) puede conllevar importantes problemas de salud a largo plazo. Y, pese a estar prohibido, miles de escolares murcianos siguen acudiendo a diario a colegios e institutos cuyos edificios lo contienen. Así está recogido en el Portal de la Transparencia de la Comunidad Autónoma, donde se señalan los 134 centros educativos de 35 municipios murcianos que aún contienen amianto en sus instalaciones.
Lista completa de colegios con amianto:
Abarán:
·         IES Villa de Abarán
Águilas:
·         CEIP Ramón y Cajal
·         CEIP Ntra. Sra. de los Dolores
·         CEIP San Juan de las Águilas
·         CEIP Joaquín Tendero
·         IES Alfonso Escámez
Los Alcázares:
·         CEIP Bienvenido Conejero
Aledo:
·         CEIP San Cristóbal
Alhama de Murcia:
·         IES Valle de Leiva
·         CEIP Príncipe de España
·         CEIP Ntra. Sra. del Rosario.
·         CEIP Ginés de S. Cristóbal
Beniel:
·         CEIP Antonio Monzón
Bullas:
·         IES Los Canto:s
Campos del Río:
·         CEIP San Juan Bautista
Caravaca:
·         CEIP Virgen de la Candelaria
·         CRA Sierra de Mojantes
·         CEIP El Salvador
·         IES Ginés Pérez Chirinos
Cartagena: